kamagra cialis precio

La UE quiere fichar a los extranjeros

charlitox 11 febrero, 2008 0


La llamada fortaleza europea puede llegar a ser una realidad. La Comisión Europea propondrá el próximo miércoles una nueva batería de medidas para controlar la entrada y salida de la Unión de todos los viajeros, evitar las estancias ilegales y dar caza a potenciales terroristas. Bruselas quiere crear un registro informatizado con los datos, huellas dactilares incluidas, de todos los pasajeros que crucen las fronteras exteriores de la UE. Pretenden además implantar para los viajeros no comunitarios un sistema de autorización por Internet horas antes del viaje, similar al de Estados Unidos o Australia.

Para agilizar el tránsito en los aeropuertos, propone Bruselas que los consulados en el extranjero decidan de antemano a la hora de conceder los visados quiénes son “viajeros de baja peligrosidad”, a los que se eximirá de los registros de entrada y salida. Los viajeros que no necesiten visados podrán apuntarse además a programas voluntarios como los que funcionan en los aeropuertos de Londres o Ámsterdam, donde los identificados previamente como “viajeros seguros”, enseñan simplemente su documentación o incluso el iris ante unas máquinas que les permiten el paso sin mayor control adicional.

El Ejecutivo comunitario cree que no hay control suficiente sobre los 300 millones de viajeros que cada año entran y salen de la UE. Hasta el momento, los guardas de fronteras controlan manualmente los pasaportes y los visados de los viajeros que quieren entrar en la UE, pero tienen la obligación de registrar las entradas y salidas en un sistema informatizado. Cuando se detiene a alguien en un país de la UE que dice no tener pasaporte, resulta muy difícil saber cuándo y por dónde ha entrado. Bruselas quiere cambiar este sistema para poder controlar en todo momento a los ciudadanos que circulan por el espacio Schengen al margen del país por el que hayan entrado a la UE.

Para los ciudadanos europeos que entren y salgan de la Unión, Bruselas propone un sistema de “puertas automáticas” que lean los datos biométricos del pasaporte, para acelerar los controles fronterizos. Se propone además adoptar un sistema similar al de EE UU o Australia de autorización electrónica previa: horas antes de iniciar un viaje con destino a un país de la UE, el pasajero no comunitario solicitará en Internet una autorización. Para ello deberá introducir en la Red una serie de datos personales que las autoridades del país al que viaja cruzarán con informaciones policiales y de espionaje para cerciorarse de que no se trata de un sujeto peligroso.