kamagra cialis precio

lengua materna.

Rocio Avila 7 Octubre, 2007 8

11.jpg

Mi lengua materna es la lengua española. Mis padres, de origen andaluz los dos, me inculcaron esa lengua desde pequeña porque era la única conocida por ellos, dadas las circunstancias de su pobre educación y medios con los que contaban en aquella triste época.

Hace más de cuarenta años que mis padres viven en Barcelona. Llegaron a esta bella ciudad anhelando una mejora socioeconómica, como muchos otros. Fueron unos de tantos inmigrantes que vinieron a tierras catalanas como pasa hoy día con otros muchos ciudadanos del mundo. Pero les salió la oveja negra, ja, ja. ¿Qué por qué?


En mi casa (y somos cinco hijos), nadie se había interesado antes por ninguna otra lengua que no fuera el “castellano mal hablado” que decía mi padre (refiriéndose al andaluz) o el español propiamente dicho. Y ahora vengo yo y me intereso por esa otra lengua hablada en Catalunya, además de otros territorios de España y de otros países colindantes: el català. Desde bien pequeña, con pasión y con curiosidad. Porque me inquietaba saber por qué había gente que se expresaba en otra lengua diferente a la mía (o nuestra) y buscaba respuesta a todos y cada uno de mis interrogantes al respecto. Y de ahí nació mi vocación de filóloga. De ahí nació las ganas de encontrar amantes de las lenguas que adoptaran, como yo lo hice, la lengua de la tierra que nos acogió, nos educó y por qué no, nos amó. Esa segunda lengua de la que os hablaré largo y tendido, porque es mi otra lengua, mi lengua adoptada, para siempre.