kamagra cialis precio

Los inmigrantes rechazan la propuesta de Rajoy por “excluyente” y “racista”

charlitox 8 febrero, 2008 2


Rajoy afirmó ayer que en caso de gobernar creará “un contrato de integración” para los inmigrantes, en el que deberán comprometerse a “cumplir las leyes, aprender la lengua y a respetar sus costumbres”. Su iniciativa afectará a todo aquel inmigrante que quiera obtener un permiso superior a un año de residencia e incluirá el requisito de regresar a su país si durante un tiempo no obtiene un empleo.

La Federación de Asociaciones de SOS Racismo ha rechazado la propuesta por ser una “iniciativa explícitamente racista en contenido y planteamiento”, al tiempo que ha exigido su retirada. El PP “viola los principios básicos del Estado de Derecho, al condicionar el disfrute y el ejercicio de estos derechos a la firma de un documento”, afirma esta federación en un comunicado. A su juicio, la iniciativa es “claramente anticonstitucional y contraria al derecho internacional”. Añade que estas propuestas “legitiman el racismo institucional, un racismo institucional que el PP llevó” a la máxima expresión cuando gobernaba.

El presidente de la Federación Nacional de Ecuatorianos en España, Santiago Morales, ha instado al líder del PP, Mariano Rajoy, a releer su iniciativa, cuyo fin es obligar a los inmigrantes -dijo- a “renunciar a sus derechos culturales y relegar los elementos más básicos de la convivencia pacífica y democrática”. “Este tipo de criterios solo se desarrollaron en la Alemania nazi y en la etapa del apartheid en Sudáfrica”, ha argumentado Morales.

La presidenta de la Coordinadora de Ecuatorianos en España, Aída Quinatoa, también ha expresado hoy su preocupación por esta promesa del PP, no por el hecho del contrato en sí sino por el requisito de regresar a su país de origen si durante un tiempo no logra encontrar un empleo. “Nos suena a utilización, les permitimos estar aquí cuando son útiles para desarrollar la economía y les echamos si cambian los vientos y el paro crece”, ha añadido.

Según el portavoz de la Asociación de inmigrantes Rumiñahui, Raúl Jiménez, la propuesta popular es “una mera copia” de las medidas del presidente francés, Nicolás Sarkozy, a las que calificó de “excluyentes y reduccionistas”. Las palabras de Rajoy “reflejan un desconocimiento de la realidad migratoria. Su único objetivo es trasladar este tema al campo electoral y generar miedo”, ha añadido Jiménez. Sobre la exigencia de respetar las costumbres españolas, Jiménez se preguntó si el PP pretende establecer un catálogo de buenas costumbres que “debemos aprender, todo esto es muy demagógico”.

La presidenta de la Asociación de Inmigrantes Marroquíes en la Comunidad de Madrid, Nadia Otmanit, dijo apoyar la iniciativa “popular” siempre y cuando se respete la cultura autóctona de la persona que llega a España.

La presidenta de la Asociación Iberoamericana para la Cooperación, el Desarrollo y los Derechos Humanos, Elvira Pabón ha opinado que todo esto ha levantado “un revuelo innecesario”, y ha añadido que la propuesta es positiva “siempre que no se politice, estamos cansados de que nos empleen como una bola de ping pong”.

También valoró la propuesta del PP la Asociación Pueblos del Ecuador en Madrid (APEM), cuyo vicepresidente y portavoz, Washington Tabar, subrayó la importancia de que todos los inmigrantes se encuentren en una situación regular. Invitó a todos los inmigrantes a analizar “en profundidad” la propuesta del PP, y subrayó que la situación de cualquier persona sin papeles “es desesperante” y que los contratos aportan estabilidad laboral y social.