kamagra cialis precio

Refugiados, un drama de siempre…

Seven 10 noviembre, 2008 0

Se imaginan huir un día, sin tener tiempo de decidirse a dónde y por qué irse, dejar atrás el hogar al que nos hemos acostumbrado, la familia a la que amamos, las cosas que nos importan y la vida a la que nos hemos acostumbrado? ir sin saber a dónde, buscando solo salvar la vida, a un lugar donde no encontraremos ni la familia que empezaremos a añorar, ni la casa que teníamos, ni la paz, ni la tranquilidad, ni el trabajo, ni las cosas que llenaban nuestras existencias, debe ser duro? doloroso? deprimente? contra toda esperanza no? y esa es la vida de los refugiados, dejando atrás país y afectos, por mucha ayuda que reciban la vida nunca volverá a ser la misma.

La tarea grande de ayudar a los refugiados compete a algunos organismos internacionales, entre ellos ACNUR, el Alto Comisionado de las Naciones Unidades para los Refugiados y tienen sí, mucho trabajo.  El mundo inmerso en guerras internas sin sentido, la amenaza a la vida de muchas personas, el cautiverio de la libertad en otras, aumentan a diario el número de los refugiados que se ven obligados a huir de su país.


No son 2 o 100 son millones de personas que se ven huyendo a otros lugares, pidiendo asilo, esperando una mano que les socorra, veamos a donde veamos en nuestro mundo, hay algún número de victimas de este terrible problema del refugiado. Congo sufre hoy una guerra interna que ha obligado a millones de personas a huir, la enfermedad, la muerte, el pesar, el futuro sin esperanza acompañan hoy a los que huyen de Congo-

Ecuador aloja hoy a muchos refugiados colombianos, que huyeron de la situación política, mujeres que fueron violadas y torturadas, huyeron entre la selva expuestas a toda clase de peligros, y con sus hijos para tratar de alcanzar el territorio más allá de su país, en donde viven tratando de reconstruir sus vidas.

Y así muchos en tantos lugares, los palestinos que reconstruyen su vida en lugares distantes, con el choque cultural que eso implica, refugiados en una tierra donde el clima y el idioma son los primeros problemas, añorar el terruño y vivir una vida que empieza de nuevo, lejos de todo lo que importaba, es una dura experiencia.

Ojalá el mundo un día pueda ser como se presume, suficientemente “civilizado” para que el drama de los refugiados, inmigrantes y demás deje de existir.

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube