kamagra cialis precio

Tejedoras de la Paz

Seven 30 octubre, 2008 0

guatemala

Guatemala, es un país de Centroamérica, con un clima envidiable, tierra fértil y verde, fauna y flora única  en el continente, 13 millones de habitantes, dividos en índigenas y mestizos.  Los primeros,  descendientes de una de las razas más avanzadas de Mesoamérica, los Mayas, y los mestizos resultado de la mezcla de los españoles llegados con los descubridores del nuevo mundo y los oriundos del lugar.  Asimismo, conviven muchas otras culturas,  que llegadas de todos lados se han asentado en un país, que ya dijimos tiene un gran colorido, costumbres y tradiciones únicas en el mundo.

Pero no todo es o ha sido felicidad en este país, el más grande de Centroamérica; a los avatares del descubrimiento y posterior colonización del territorio, sucedieron gobiernos que permitieron algunos el progreso y otros la corrupción, pero la verdadera época trágica de Guatemala, llegaría en los años ’50 durante el gobierno de Ydigoras Fuentes, un militar que pronto permitiría la instalación del ejército estadounidense en Guatemala así como el entrenamiento por parte de éstos del ejército que en su lucha “contrainsurgente” llevaría a Guatemala a 36 de sus más tristes años.

Escuadrones de la muerte, represión estatal, desapariciones forzadas, secuestros, política de tierra arrasada, y la casi aniquilación de la población índigena, estudiantil y profesional, habría de ser la norma en esa triste época.  Relatarles los hechos que documentados están en todos lugares, y que pese al aislamiento internacional, se permitieron los sucesivos gobiernos guatemaltecos durante años, está de más.

Con la llegada de la época de paz, posterior a la firma de los Acuerdos de Paz,  en diciembre de 1996, los hechos que fueron callados durante décadas empezaron a ver la luz, o al menos se permitieron muchos,  poderlos decir en voz alta.  Informes como el  elaborado por el Arzobispo asesinado de Guatemala “Nunca más” recopilaban los relatos de las tragedias de miles de guatemaltecos,  que fueron directamente golpeados por la represión estatal. 


Como sucede siempre en los conflictos armados, la población femenina y los niños son siempre los más lastimados.  Contra lo que pudiera pensarse de las miles de mujeres que fueron secuestradas, golpeadas y violadas, que perdieron familia y vieron asesinar a compañeros de hogar e hijos frente a sus ojos, no se conformaron con engrosar la lista de viudas, que se contaban y aún se cuentan por miles.  Sino decidieron con gran arrojo enfrentar la adversidad  y llegados los tiempos de paz, denunciar las atrocidades de las dictaduras militares de 36 años de conflicto interno.

“Tejedoras de la Paz” es un libro resultado de las experiencias de las mujeres que superaron el terror y la violencia de la que fueron objeto, a la persecusión,  y que lejos de sentirse débiles o aterradas, decidieron vivir para dejar su testimonio y recordar  a sus compatriotas los horrores que no deben repetirse otra vez, y hoy lejos de acomodarse a la vida silenciosa en tiempos de paz, siguen trabajando para preservar ese bien  tanto tiempo anhelado.

Eso son, tejedoras de la paz, porque lejos de resignarse y conformarse con sobrevivir calladamente,  hicieron posible que la sociedad movida por sus cimientos con sus devastadoras experiencias, tome conciencia de cuan valioso bien deben preservar, para nunca más volver a vivir tiempos oscuros como esos. No siempre se reconoce a las mujeres su aporte en el diario vivir de las naciones, y sean siempre a los gobernantes y estadistas, tradicionalmente hombres, a los que se les den los honores del caso.  En este caso, no hacen falta reconocimientos, los hechos están ahí, sin el tejido de valentía y coraje de estas mujeres, las nuevas generaciones guatemaltecas no tendrían la oportunidad que hoy tienen, de concurrir a la visión de un pasado lleno de violencia y medir la entereza y el valor de algunas mujeres para quienes el miedo en su vocabulario no existe, y si es por algo, aunque sea solo por el valor de estas mujeres, deben perseverar  en el camino a mantener los mayores ideales del ser humano, la libertad y la paz.

El informe del Comité de Esclarecimiento Histórico, en donde se relatan casos que de verdad golpean la sensibilidad y que costó la vida del Arzobispo de Guatemala, Monseñor Quezada Toruño. 

Imagen de previsualización de YouTube 

 

Búsquedas Relacionadas:

  • culturas de guatemala
  • costumbres de guatemala